· 

Artículo 2: ¿Pensar positivamente me cura de las enfermedades?

Algo que no podemos negar, es que desde los tiempos más antiguos donde la intuición de quienes empezaron a fundar lo que hoy conocemos como la medicina hasta los estudios que se han realizado en los últimos años, es CÓMO las emociones logran influir en la salud humana; y por tanto, el poder que pudieran llegar a tener los pensamientos en ella.

 

¿Será que efectivamente un pensamiento positivo, que generan emociones positivas tal como lo vemos en Fitness Emocional, realmente nos CURE de las enfermedades?

 

¡Bienvenidos a este segundo artículo de Fit de Semana Emocional!

 

La declaración de esta semana fue:

 

"PENSAR POSITIVAMENTE ME CURA DE LAS ENFERMEDADES"

 

Y desde el lunes que se lanzó la encuesta en nuestras distintas redes sociales, hubo una clara tendencia, por medio de sus votos, que finalizó con un 89% diciendo que esta afirmación era CIERTO.

 

Recuerdas, ¿tú qué votaste?

 

Esta declaración debo admitir que tiene un pequeño truco y está en la palabra “CURAR”.

 

De acuerdo a la Real Academia Española, CURAR significa “Hacer que un enfermo o lesionado, o una parte de su cuerpo enferma o dañada recupere la salud”. 

 

 

Por tanto, la CURACIÓN solo surge efecto cuando se aplica un REMEDIO o TRATAMIENTO cuando hay enfermedad, lesión, dolor o daño.

 

¿Entonces Pensar positivamente no me cura? ¡NO!

 

Pensar positivamente en lo que te ayuda es a SANAR.

 

Muchas veces confundimos SANAR con CURAR, al creer que son sinónimos. Sin embargo, son completamente distintos. La sanación es un proceso que va mucho más allá de la curación.

 

Hay gente que SANA sin CURARSE; así como hay personas que se CURAN sin haber SANADO.

 

SANAR implica la aceptación de lo QUE ESTÁ SUCEDIENDO, de asimilar que tienes un diagnóstico de enfermedad, una lesión, un dolor o un daño: es decir, algo que curar; y SANAR, es estar en paz con ello.

 

Oye Isaac pero... ¿Dónde se encuentra la diferencia entre una y otra? ¡Pues en TI!. En cómo integras esta nueva etapa a tu vida. En aceptar lo que está sucediendo.

 

 

¡Pero yo he sabido que sí puede uno curarse si sólo piensa uno positivamente!

 

Mira, lo cierto es que lo único que se ha demostrado a través de diversos estudios, es a cerca de los BENEFICIOS que tienen las emociones positivas sobre la salud; pero que al final, guardan una estrecha relación con los niveles de bienestar subjetivo (la percepción que tiene cada persona); tal como pudiera ser el umbral del dolor, lo que para unos puede ser un dolor insoportable, para otros, puede que sea algo poco perceptible.

 

Respecto a estos beneficios, muchos datos clínicos a nivel mundial han confirmado que estar en disposición positiva SOLO AYUDA a curarse. Y que la red emocional que podamos tener a nuestro alrededor por medio de nuestros familiares y amigos, juegan un papel muy significativo, con tanta importancia como la importancia que uno le de a esas relaciones.

 

La sanación es asumir nuestra propia responsabilidad en la enfermedad, en el dolor o daño; en tener una mente en paz y desligando lo que sucede o deja de suceder en el cuerpo físico.

 

 

Artículo escrito por:

Isaac J. Castro

Fundador de Fitness Emocional México

Habit & Wingwave Coach

Facilitador de PNL y en Psicología Positiva 

 

FUENTES CONSULTADAS:

(1) Carmelo Vázquez y Gonzalo Hervas, LA CIENCIA DEL BIENESTAR, Alianza Editorial, 2009.

(2) Dres. José Bonet y Carlos Luchina, EL ESTRÉS, EL ‘SÍNDROME X’ Y LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR, en PSICONEUROINMUNOENDOCRINOLOGÍA, Edit. Biblos, 1998.

(3) https://concepto.de/salud-segun-la-oms/

(4) http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=curar

(5) http://www.saludymedicinahoy.es/sanar-y-curar-la-diferencia/

Escribir comentario

Comentarios: 0